Lughnasad.

Lughnasad.- El recuerdo de Lugh

La segunda llena después de Litha, ya está iluminando los poblados celtas y es momento de celebrar que es tiempo de cosecha y que los frutos ya están maduros.

cosecha

Es momento para la celebración y para hacer honor Tailtiu. Según cuenta la mitología Tailtiu,  hija de el rey celtíbero maigmor y de la reina  de Irlanda Eochaid mac Eirc, sobrevive a la invasión de Thuatha de Danann y, por ello, la dan el honor de ser madre adoptiva de Lugh.

Ella dedica su vida al dios de la luz y se cuenta que  cuando ya terminó su función  y Lugh era adulto, hizo algo por las tierras celtas, comenzó a limpiar los campos para preparar la cosecha y que nunca faltase alimento. Lamentablemente, el agotamiento la pudo y murió de cansancio.

Lugh en su honor y en honor de las mujeres que dan su vida por los demás, que procuran alimento pese a dar su vida, creó tres dias de conmemoración

Es por ello que en Lugnasadh se hacen durante tres días juegos funerarios, con carreras de Caballos y Concursos de Poemas.

Según la información que nos ha llegado, había varias tareas en estas fiestas,  los reyes y más mayores organizaban los juegos, ponían las reglas de los concursos y preparaban los fuegos. Además de controlar que todo fuese bien.

Los artesanos hacían muñecas de paja en honor a la diosa como símbolo de la buena suerte. Los agricultores preparaban los utensilios y se reunían con los expertos y druidas para hablar en asambleas que y como cosechar, las condiciones de la tierra y que zonas aprovechar.También para ver lo que quedaba en los almacenes y ver como repartir los alimentos.

imagesCA4YE76N

Los druidas se reunían para hacer rituales para que la abundancia llenase de luz los poblados, estudiaban los cielos, los astros, la tierra, observaban las hierbas que habían surgido en los meses de calor y hacían predicciones.

Los niños jugaban por los campos y ayudaban en lo que podían y las familias se reunían y preparaban manzanas, granos, pan, frutas del bosque para los días de la celebración y para el momento de encontrarse todos juntos.

Se sabe que durante estos días a los que dejaban de ser niños se les regalaba un anillo que tenía en el centro un corazón. A partir de ese momento su corazón podría unirse a otra persona. Este anillo si lo llevaban en la mano derecha con el corazón hacia fuera simbolizaba que su corazón  estaba disponible, si se lo ponían hacia dentro, significaba que el corazón estaba ocupado. Si el anillo estaba en la mano izquierda hacia fuera simbolizaba que estaba comprometida y hacia dentro que estaba unido por siempre con otra persona.

La celebración duraba tres días, el primero estaba dedicado al encuentro de las familias que se unían, el segundo a la carrera de caballos, juegos, poesías, música y el tercero a la entrega de premios, y los rituales.

Junto con Beltane era famoso casarse, los celtas se casaban mediante la unión de manos. El último día de la celebración junto a un árbol y un druida la pareja  o bien se daban la mano llegando al acuerdo de que durante un año estarían unidos o bien mientras se miraban a los ojos se daban la mano derecha y la izquierda formando el infinito junto con un hilo de unión que afirmaban que estarían unidos por siempre hasta que lo eligiesen.

Estas fiestas se dotaban de miedo y fe. El alimento podría fallar en un invierno duro y eran muchas las esperanzas puestas estos días.